Aprobación del castigo al desacato

En Cataluña, en estos últimos meses, hemos visto gran controversia en el tribunal constitucional, pues desde la derogación de la prohibición de los toros hasta ella entrada en vigencia del castigo por desacato, se han generado muchas noticias que tiene alto impacto en la sociedad.

Si, el tribunal constitucional ha aprobado la reforma a su código interno en donde ahora tiene la potestad de sancionar a todos los funcionarios públicos de cargos superiores en el caso de que no cumplan con las órdenes que ellos emitan.

Todo esto ha cerrado un gran revuelo pues unos lo apoyan para que reine la obediencia, y es que un funcionario público no puede ir por la vida haciendo lo que le dé la gana, pues eso supondría anarquía. Otros, por su lado, alegan que el castigo no está justificado, simplemente porque es supone injerencia en las cualidades que se le han asignado a estos cargos públicos.

Para ponernos en contexto, antes, si existía algún caso de desacato que no fuese nada grave, el alto funcionario no era castigado de alguna manera y eso estaba bien, pues así podía ejercer su derecho a pensar por sí mismo y estar en desacuerdo con las decisiones del constitucional, pues en todo caso ellos responden al pueblo.

Ahora, todo lo que salga del tribunal es y debe ser santa palabra, incluso las ordenanzas más controversiales deben ser cumplidas pues de lo contrario podrían ser revocados de sus cargos todos los funcionarios públicos que desacaten.

Sin dudas, una medida bastante controversial de la que iremos escuchando mucho más cuando se presente los primeros desacatos.