Cataluña en un solo paseo

on

Si hablamos de recorrer, no solo físicamente, sino históricamente a Cataluña, seguro que suena a algo complicado, como que habría que visitar muchos sitios, leer muchos textos , analizar muchos eventos, demasiada historia y muy poco tiempo para recorrerla. Pero la verdad es que si quieres experimentar el corazón de la sociedad catalana, saborear su historia y vivir su presente, todo al mismo tiempo, resulta mucho más sencillo de lo que parece, pues solo necesitas visitar la Rambla.

Quizás la hayas escuchado nombrar como “Las Ramblas” puesto que este famoso paseo suele ser dividido en varias secciones para guiarse de forma más sencillas y cada uno se nombra como una Rambla separada, pero forman parte del mismo paseo que recorre desde la Plaza de Cataluña hasta el puerto antiguo y recorrerlo no es solo pasear por el centro neurálgico de una sociedad moderna, sino al mismo tiempo recorrer su historia aún sin darse cuenta.

Las edificaciones antiguas y ricas de historias que encontramos en esta extensión sobrepasan la media, no hablamos de bares, cafeterías, restaurantes, tiendas y comercios varios, hablamos de plazas antiguas, el famoso mercado de la Boquería, el Teatro de El Liceo, el Palacio de la Virreina, el Museo Marítimo además de los edificios que ya no están, como los conventos que desaparecieron en 1835 y cuyos espacios son ocupados ahora por comercio de toda índole.

Además de toda esta historia viva encontramos a la gente, actores callejeros, espectáculos al aire libre que llenan de vida una historia antigua que en muchas ciudades solo se exhibe detrás de un cristal como algo lejano e impalpable.